Zelda Ovadia y Moshe Shaul, editores de la revista. Ovadia sostiene un cuaderno con palabras en hebreo y ladino que recopiló durante sus años en La Bos de Israel. Abajo, los números 99-100, uno y 75.
La decana de las publicaciones en ladino cierra después de 37 años 
Fotos y texto de Daniel Santacruz

Aki Yerushalayim (AY), la única revista escrita totalmente en ladino en el mundo, cesó publicación en octubre.

Con el número 99-100, una “aventura” que empezó hace 37 años, como la llamó su editor, Moshe Shaul, llegó a su fin.

Las razones que llevaron a su cierre fueron varias, según Shaul. La más frecuente fue financiera. Por varios años el presupuesto anual de la Autoridad Nacional del Ladino para la revista fue de 40.000 shekels, que con el tiempo se redujo a 20.000.

A pesar de varias donaciones de individuos y organizaciones en el extranjero, la crisis financiera de los últimos años fue tal que tres de los miembros del consejo editorial, Mordechay Arbell, Zelda Ovadia and Shaul, se ofrecieron a pagar de su bolsillo la publicación de los tres últimos números.

Otras razones —la apatía de los lectores, que se reflejó en que no renovaban la suscripción, y la avanzada edad de muchos— les hicieron ver a Shaul y a Ovadia 

que una publicación escrita no era tal vez el mejor vehículo para transmitir la cultura sefardita. La alternativa que están considerando ahora es publicarla en línea en un futuro cercano.

Shaul fue director de la revista desde su primer número, que salió el 4 de abril de 1979 y que tenía apenas 18 páginas. Años después se creó un consejo de redacción, del cual formaron parte varios estudiosos del ladino, o judeo-español, entre ellos Zelda Ovadia, nacida en Estambul, Turquía, que sirvió de editora asociada hasta el último número.

Llegó a varios países de las Américas y Europa, e incluso a Japón, donde había un solo suscriptor, y tuvo gran acogida entre profesores universitarios y estudiantes, muchos de los cuales no eran judíos.

AY tenía varias secciones: reseñas de libros y CDs, filatelia, recetas de cocina —escrita por Ovadia—, poesía, cuentos, anuncios de eventos culturales en varios países y un crucigrama. Tres secciones la diferenciaban de otras publicaciones, “El kantoniko de haketia”, “El kantoniko de soliteo” y “El kantoniko de letras Rashi”, que analizaban textos escritos en ese idioma y en los estilo de los últimos.

Biografías de personalidades sefarditas, artículos de historia y literatura, y noticias sobre organizaciones sefarditas eran comunes.

Inicialmente, la tirada de cada número fue de 1.000 ejemplares, que después se fue reduciendo a 800, bajó luego a 600 y después a 500. La tirada del último fue de 400 copias, la mayoría de las cuales no fueron pagados por los suscriptores, dijo Shaul.

La frecuencia fluctuó entre tres y dos números anuales. El número final tuvo el mayor número de páginas de su historia: 118. El único anunciante que tuvo AY durante los 37 años fue Ibercaja, un banco en Zaragoza, España, que pautó durante varios años. Shaul dijo que no se buscaron otros anunciadores, pues estos no estaban interesados en una revista con un tiraje de apenas 1.000 números.

Auge y caída del periodismo sefardita

Con el cierre de AY los ladinohablantes han perdido las voz más autorizada en la cultura sefardita.

En octubre, Ovadia, en un correo electrónico a los miembros de Ladinokomunita (LK), un grupo de ladinohablantes en el Internet que llega a 45 países, llamó a AY “un trezoro, una ansiklopedia eksepsional de la kultura djudeoespanyola, en todos sus kampos”.

En una nota a los miembros del grupo, su fundadora, Rachel Amado Bortnick, de Dallas, Texas, dijo que durante “37 anyos [AY] mos ayudo a konoser muestra erensia sefaradi, a mantener biva muestra lengua, i a aunarmos a los sefaradis esparsidos por el mundo entero“.

AY es la última publicación en ladino que ha existido en Israel. Tres periódicos, El Tiempo, La verdad, que cambió el nombre a La Luz de Israel, aparecieron en Tel Aviv entre 1950 y 1990.

Las dos últimas publicaciones en ladino en el mundo están en Turquía. El semanario Şalom, en Istanbul, el único órgano de la comunidad judía, tiene una página en ese idioma. La revista mensual de ŞalomEl Amanecer, de 24 páginas, está escrita también en él. Se empezó a publicar en 2005.

Según la historiadora Tracy Harris, autora de Death of a Language: The History of Judeo-Spanish, de 1842 a 1959 aparecieron entre 296 y 310 publicaciones en ladino en países del antiguo Imperio Otomano y la ciudad de Neva York.

La contribución más grande de Shaul al ladino es tal vez la estandarización de la lengua, que por siglos fue pasada de una generación a otra pues no existían diccionarios y gramáticas en ella. Tampoco era enseñada en escuelas.

Alarmado por la falta de consistencia en la ortografía del idioma entre los ladinohablantes del mundo —influenciada por el francés, el turco y el español—, Shaul decidió crear en el primer número un sistema de escritura fonética que “responda a los menesteres del judeo-espanyol”, según explicó en una nota en él.

Al final de la nota incluyó una tabla de pronunciación, de la A a la Z, a la cual se le agregaron con el tiempo más palabras y ejemplos. Desde entonces la tabla apareció en cada número. El sistema propuesto por Shaul fue adoptado casi unánimamente en todo el mundo por escritores y otras publicaciones en ladino, como Shalom y El Amaneser, publicadas en Turquía, y La Lattre Sepharade, en Francia.

Nacido en Izmir, Turquía, Shaul emigró a Israel in 1949 a los 20 años de edad. En 1954 se unió al equipo de la emisión en ladino de La Bos de Israel, en Jerusalén, y en 1977 se puso al frente de éste tras la muerte de su director, Yitzhak Levy.

En abril del año pasado él y el professor Shmuel Rafael, director del Centro del Ladino Salti en la Universidad de Bar Ilan, en Ramat Gan, Israel, fueron nombrados Académicos Correspondientes en el extranjero de la Real Academia Española de la Lengua, en Madrid.

En una reciente entrevista en Jerusalén, Shaul reflexionó sobre su labor al frente de la revista. Ovadia, que fue también maestra de ladino en una escuela de niñas en Jerusalén durante seis años y es coautora de un libro de cocina, estuvo presente.

A continuación, apartes de la entrevista. Las preguntas fueron hechas en español. Shaul y Ovadia respondieron en ladino.

Kol Sefardim: ¿A qué países llegó la revista?

MS: Se puede dezir ke yego a kaji a todos los kontienentes, espesialmente al mundo iberoamericano: Espanya, Kolombia, Arjentina, Meksiko.

(. . .) Los ke nasieron en kasas onde se avla el ladino ya son muy pokos i la mayoria en Iberoamérica son djente ke se interesa en el ladino, sovre todo estudiantes i personas ke no son djudios.

(…) Mos yegan messages por Internet de personas de Kosta Rika, Onduras, Meksiko ke tienen interes en meldar i resivir la revista. Pienso ke el publiko iberoamericano tiene un potensial grande i el tema de la kultura sefardita les interesa mas i mas porke asta agora se savia muy poko sovre eya. Espanya ha echo un esforzo muy grande de investigasion i de renovamiento de kontaktos kon los sefardies para mantener esta kultura.

(…) Yegamos tambien a Turkia, Amerika del Norte, Almania, Japon, Latvia, unos pokos [lektores] en Australia, i a munchas universidades ke tienen departamentos de ispanismo. Ay muncho interes por el ladino en el mundo universitario.

(…) Asta oy resivimos demandas de estudiantes ke nesesitan ayuda kon una teza porke saben ke AY es uno de los manansiales de informasion de la kultura sefardi.

(…) En Japon tenemos investigadores ke se interesan por el ladino i uno de eyos izo un diksionario kon las palavras de la revista. Podemos demandar, por eshemplo, ke tiene ke ver Almania con la kultura sefardi? Ay ispanistas aya ke estan enkantados [kon el ladino] i personas ke sin ser judias o sefarditas les interesa, i grasias al Dyo tenemos personas en todo el mundo kon esa basis kultural ke pueden meldar i entender el ladino.

KS: Hablemos de las situación financiera de la revista.

MS: (…) La Autoridad [Nasionala del Ladino] fue kreada [por la Kneset] en 1996 i al anyo sigiente ya teniamos una subvension, ke al prinsipio era de 40,000 shekels al anyo i publikabamos con mas grande frekuensia. Kon el tiempo el budjeto fue menguando asta 20,000 NIS, ke fue lo ke resivimos para los tres ultimos numeros, 98, 99 y 100.

Esa subvension no bastaba i solo cubria parte de los gastes (. . . ) Resivimos donos de FASSAC [Foundation for the Advancement of Sephardic Studies and Culture, en Nueva York] de 3.000 dolares por medio de Robert Bedford [su direktor], ke mos ayudo bastante i se lo agradesimos muncho, de [la publicación] La Lettre Sepharade [en Fransia] i uno personal de Rachel Amado.

El anyo pasado uvo difikultades i ya no habia moneda en la banka para pagar los gastes korrientes. Por esto kada uno de los miembros de la redaksion [Arbell, Ovadia i Shaul] kontribuyimos kon una suma i eso mos permitio kontinuar kaji asta el ultimo numero.

(…) La ultima edision fue de 400 exemplares, la mas parte de los kualos no fueron pagados (…) Los abonados ke tenian que pagar kaji no renovaban la suskrispsion i solo pokos lo azian, ma eso no bastaba. Ma no solo uvo rasones financiarias [para serrar la revista]; algunas de las personas ke mos ayudaban dijeron que si las rasones eran de dinero, se podia enkontrar una solusion para un numero mas. 

Ansina ke Zelda i yo pensimos ke si la djente ya no estaba renovando, no solo un anyo sino por dos o tres anyos, es porke no estan leyendo la revista, no les interesa, o son de edad i no pueden azer un esfuerso minimal. Yegimos a la konklusion ke el esfuerso que aziamos para publikarla en papel puede ser mijor aprovechado si la publikamos en Internet. [Este] tiene un publiko muncho mas grande i mas posibilidades de atraer djente djoven.

KS: Hábleme de los planes para el Internet.

MS: AY va a aparecer en Internet i la estamos preparando agora. Tenemos un kolaborador, Marcelo Benveniste [unos de los redaktores de e-Sefarad, en Arjentina], ke mos ayuda muncho kon la programasion. Esta preparando un muevo sitio ke se yamara tambien Aki Yerushalayim, onde avran los 100 numeros de AK publikados, i ke tendra komentarios, munchas grafikas i rubrikas. Sera komo e-Sefarad.

Esto konvensido ke va a tener exito. A la djente lo ke le interesa es oir el ladino i no solo meldarlo. Avlimos justamente de eso kon Zelda oy, de komprar el ekipamiento para azer grabaciones aki, leer kuentos de Djoha [un personaje folkloriko], leer poezia, artikolos sobre uzos y kustumbres i sovre bodas. Tenemos kantidad de material ke esta eskrito. Siempre resivo demandas de personas ke keren saver onde se puede oir el ladino i esto es un medio porke el Internet esta por el mundo entero, entonses de ke no azerlo.

ZO: Agora ke lo vamos a azer por Internet va a ser muy fasil meter musika i kantes en ladino. Un poko mas diferente a lo ke se ha echo asta agora.

KS: Uds. dos hacian prácticamente todo en AY: escribir, corregir artículos, poner la revista en sobres, llevarla al correo. ¿No había nadie más en Jerusalén que podía hacer eso?

ZO: No ay nadie mas ke pueda azer eso; somos los 2 ultimos mosketeros [rizas].

MS: Ay ke tener una buena konosensia del ladino i la autoridad para korregir. No tiene senso azer korreksiones si no uno no sabe. Tenemos anyos de eksperiensia porke lavorimos en las emisiones de ladino; yo, mas de 40, i Zelda, mas de 30. Tenemos bastante kompetensia para poder dezir ke una palavra no es eksakta.

KS: Moshe, te ves como la autoridad mundial del ladino?

MS: No ay autoridad mundial del ladino. Me alegra ke la grafia de AY fue aseptada porke agora ay sierta unanimidad [para eskrivir].

KS: De todos los 38 años como editores de AY, cuál fue momento más alegre?

MS: Para mi, kuando selebrimos los 25 anyos, ke fue en el Museo de las Tierras Biblikas [en Yerushalayim] i ke Zelda lo organiso. [El ex prezidente de Israel Yitzhak] Navon vino komo tambien un publiko selekto de los ke se okupan del ladino en Israel. Fue muy emosionante. Los 30 y los 35, los selebrimos kon menos entusiasmo.

ZO: Los 25 anyos fueron de verdad de maraviya. Vinieron amigos de Espanya.

KS: ¿Y el más triste?

ZO: Este, de verdad ke esto triste. Estuve yorando . . .

MS: Para mi no ay minuto triste, esto konvensido ke vamos a kontinuar (…) Aki Yerushalayim no era la finalidad sino ke el medio de mantener la kultura del ladino. Yo ize esto no porke keria publikar una revista; yo era periodista de radio i lo ke me interesaba era azer entrevistas. Empesimos la revista para ayudar a mantener el ladino i sovre todo para responder a demandas de oyentes ke no avian podido oir programas en ladino. Kon el tiempo llegamos a ke esta sea una revista ke tiene peso (…) 

Asi ke vamos a kontinuar en este lavoro para ke la kultura del djudeo espanyol kontinue a ser una kultura biva, ma lo vamos a azer por medio del Internet i kon entrevistas onde se pueda oir el ladino i no solo leerlo. Espero ke esto va a tener resultados.

© Enero 2017 Daniel Santacruz

 

 

Comments